Días no tan bueno.

Este es un espacio donde me gusta compartir más que todo, cosas que inspiren, los días buenos, las bonitas experiencias, pero como los días no tan buenos también son parte del paquete de esta turbulenta vida que me ha tocado y le ha tocado a millones y millones, también quiero hablar de ellos. Quiero hablar de esos días dónde aunque el sol brille con intensidad, el cielo no tenga ninguna nube y su azul celeste resalte impresionantemente, aunque sea el día perfecto, lo vemos gris, lo sentimos pesado y simplemente nos levantamos con el pie izquierdo.

Hoy es uno de esos días en que me levanté enojada, sin razón, simplemente me levanté así, lo cual es frustrante porque es un enojo tan intenso que me lleva a desquitar mi rabia con los demás. Se supondría que después de tantos años de convivir con estos transtornos, debería estar acostumbrada a las cosas que generan en mí, pero no, no lo estoy. No lo estoy porque nadie debería acostumbrarse a vivir así, nadie merece hacer que de los días malos sean más, una norma.

Días malos tenemos todos, días difíciles también, pero días dónde sientes que puedes tener una recaída, que una crisis depresiva o ansiosa puede estar al acecho, esos días son los que me tocan cada cierto tiempo, tiempo que gracias a Dios se ha hecho más grande. Ya no son tan frecuentes como antes y déjame decirte que con frecuente me refiero a casi todos los días.

Sinceramente quiero dormir todo el día, pero pienso que me he pasado una semana entera en cama por causa de una gripe que me ha dao’ duro y además de eso mi energía no ha estado muy potente que digamos. Hoy no puedo quedarme en cama, hoy me sienta como me sienta, debo buscar la manera de sentirme como dije en el escrito de ayer, cómo si bailara bajo la lluvia… Para aplatanarlo más, diré que tengo que buscar la forma de sentirme «Bacano».

Está bien quedarte en cama ciertos días, descansar, relajarte, pero en mí caso si hago eso luego es muy difícil salir de ahí, de ese círculo vicioso dónde solo quiero estar acostada viendo estupideces en el celular, sin hacer nada productivo. Así que hoy a pesar de sentirme sin energía, con los ánimos bajos, enojada y frustrada, la cama no es una opción para mí.

Supongo que ahora debo buscar la manera de despertar, hacer algo que me guste y salir.
Se que hay días malos y otros ultra malos, pero que ganamos lamentandonos. Las quejas nunca han hecho una diferencia positiva. Quizás hoy surjan fotos lindas para mí página, así que estén pendientes.

Vamos con toda, con gripe y todo.

FACINGLIFE 💛✨

5 comentarios en «Días no tan bueno.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s