Relatos Cortos

SED.

Cierro mis ojos y viene a miente un rostro, un rostro que nunca había visto antes, creo que estoy soñando. Luego de un rato una especie de niebla se difumina y aparece frente a mi una figura completa, es un muchacho alto que me mira como si nunca hubiese visto a otra persona, y estamos los dos ahí, con los pies descalzos, pisando una especie de césped tan suave como algodón. Él se acerca a mí y lo puedo ver mucho mejor, tiene unos ojos de un verde tan intenso que sólo me recuerda a las hojas de los árboles en primavera.

Luego de mirarlo a los ojos bajo mi mirada y veo sus pies, tan perfectos. Nuevamente subo la mirada y me fijo en sus cejas y pestañas, son muy negras y abundantes, sus cejas respetan una especie de límite que las hace ver inmaculadas y sus pestañas son largas, mucho más que las mías, sus labios están resecos como si no hubiese bebido agua en un largo rato.

Mis manos no se contuvieron y toco su boca con mi dedo mayor y mi dedo índice, y lo extraño es que a pesar de verse agrietados se sienten suaves, lisos. Le pregunto si tiene sed, por la apariencia de sus bien definidos labios, él agarrando mi mano, con la cual estaba tocando sus labios, me dice: – si, si tengo sed y esa es la causa de la apariencia de mis labios, pero mi sed es particular y creo que tú me puedes ayudar. Su voz es tan pacífica y a la vez determina, y yo sólo atino a preguntar : ¿ Por qué es particular y cómo puedo yo ayudarte? , y esa figura tan masculina que se encuentra delante de mí a solo unos centímetros, me dijce: – es particular porque no es una sed que pueda saciar con agua o cualquier otra bebida, es una sed que solo se podrá quitar con un beso.

Se acerca más a mi y mis labios quedan casi frente a su pecho y los suyos justo sobre mi frente, de mi boca sólo salió un si casi susurrado. Baja su cabeza para poder alcanzar mis labios y cuando se tocan es como mágia. Fue un beso largo y despacio. Cuando nuestros labios se «soltaron» miré los suyos, ya no estaban agrietados, y en ese momento le dije – «gracias», y el respondió – Grácias a tí también, al parecer ambos teníamos la misma sed. Suerte que nos encontramos, que nuestros labios se hicieron uno y nuestra sed fue saciada.

Nos quedamos mirándonos directamente a los ojos y aunque no lo dijo se que pensaba lo mismo que yo – » si de esta forma se quita la sed , quisiera tener este tipo de sed toda mi vida y que tú estés ahí para quitarla».

FACINGLIFE 💛

MUERO

Puñaladas. Dagas y cuchillos atraviesan mi alma, pero sólo se sienten como cosquillas.

Palabras, acciones me traspasan, y duele, duele como si me arrancarán el corazón.

Curioso como las cosas «simples» son las que más lastiman y provocan heridas tan grandes que ni en cien años podrían ser curadas.

Golpearme, pero no me digas que ya no me quieres, no me ignores, no hagas como que no me ves. No lo hagas, por favor… Porque muero.

Franselis – FACING LIFE 💛✨

ELLA.

Ella, acurrucada en la cama, en posición fetal. Ella, cubierta de pies a cabezas por una manta que guarda tantos llantos y tantas sonrisas.

Ella, cansada de existir. Cansada de sentir que todo dentro de su interior se derrite como una vela y va quemando lenta y dolorosamente.

Ella está tan agotada que ni siquiera puede llorar. Ella se tomó su coctel de pastillas y calló rendida.

Hoy es un nuevo día y lo mierda que se sentía ayer, se quedó en el ayer. Ella tacha el pasado con una pluma gruesa, y destaca el presente con una carita sonriente.

Ella, ella es la valentía y fuerza hechas persona.

Franselis – FACING LIFE 💛 ✨