MUCHO, SOY MUCHO.

Soy mucho. Soy mucho porque siento mucho, amo mucho, doy mucho, quiero mucho y expreso mucho. No me apena admitir que soy alguien con la sensibilidad a flor de piel porque simplemente no es nada malo. Siento tanto y me involucro tanto que aveces es abrumador, pero de qué se trata la vida sino de sentir y experimentar cada sentimiento, con todo lo que eso conlleva.

Lloro, lloro a mares, lloro cuando me siento triste, cuando me emociono, lloro con las películas, lloro y me siento más ligera, me siento más humana. El llanto limpia y disminuye las penas, el llanto expresa tanto, mucho más que solo tristeza.Las lágrimas pueden expresar orgullo, amor, compasión, emoción, empatía, sorpresa, pueden expresar tanto y cuando lo aceptes sabrás que no te hace débil, te hace un humano, un humano increíble.

Me río, lo hago a carcajadas. Me río de los chistes más estúpidos del planeta, me rio de lo bueno que le pasa a los demás, me río de las ocurrencias de mi papá y mi vecina, me rio cuando dejo caer algún objeto y le pido disculpas como si fuese una persona, me rio cuando me miro al espejo y me siento bonita. Me río mientras lloro también, porque para mí reír llorando es lo más espectacular, es como sentirte doblemente feliz, tanto que las lágrimas no pueden evitar brotar de tus ojos y una carcajada o sonrisa no puede dejar de unirse a esa fiesta de emociones.

Lo intento, lo intento con todo lo que soy. Intento salir a flote cada día, intento encontrar siempre un motivo para seguir, intento arreglar las cosas aunque yo no las haya desordenado ( no hablo de ropa), intento hacer que las cosas no se rompan aunque ya estén rotas. Intento tanto que llega un punto donde el intentar se convierte en necesidad, pero así soy, necia hasta la raíz.

Espero, espero que las cosas pasen. Espero que alguien reconozca sus errores, poder sacarle una sonrisa a alguien necesitado de reír, espero que algún día me den lo que doy, espero que no me juzguen sin conocerme, espero que mi fé nunca se acabe y que el futuro esté llenos de cosas y personitas bonitas y positivas.

Amo, amo con toda el alma. Amo a mi mamá más de lo que se imagina, amo a mi hermana con con todo y su mal humor,amo a mi papá, pero sé que no es ni la mitad de lo que él me ama a mí. Amo a nuestro ángel, Memo, amo a mis vecinos y a toda mi familia, amo a quienes siempre están ahí, amo los chistes de las mentas, la lluvia, las montañas, los atardeceres y amaneceres, los árboles, los animales, las películas de terror, comedias y comedias románticas. Amo a la gente que hace las cosas con pasión, amo tomar fotos y ver fotos. Me amo, me amo a mí.

Resisto, resisto como los árboles, aquellos árboles de raíces fuertes y tronco grueso que han sido golpeados por cientos de tormentas y siguen de pie . Resisto, dolores físicos y emocionales, resisto tomar más de 4 medicamentos al día, resisto que me hagan a un lado por expresar mis sentimientos, resisto que alguien me diga que no le gusto porque no siempre estoy feliz, resisto perder amistades donde quien daba más era yo, resisto perder a personas que actúan como si nada les importa y no hacen el mínimo esfuerzo por mí, resisto las crisis de ansiedad y depresión. Resisto que gane cualquier equipo, menos el Licey, HAHAHAHA.

Agradezco, lo hago cada día. Agradezco por mí familia, por las personas que se preocupan por mi, porque Dios nunca me abandona, por estar aquí dando batalla, por ser quien soy, por ser como soy, por los abrazos y palabras que me infunden aliento. Agradezco por la vida porque aunque a veces se torne dolorosa y difícil, vale la pena vivirla.

Cómo dije al principio yo soy mucho y todo lo que sale de mí, por igual. Siempre estaré orgullosa de sentir, llorar, intentar, amar, resistir y agradecer mucho porque eso sólo demuestra la gran persona que sé que soy y la fé que no me abandona, a pesar de también, sufrir mucho.

FRANS- FACINGLIFE 💛

MUCHO, SOY MUCHO.

Soy mucho. Soy mucho porque siento mucho, amo mucho, doy mucho, quiero mucho y expreso mucho. No me apena admitir que soy alguien con la sensibilidad a flor de piel porque simplemente no es nada malo. Siento tanto y me involucro tanto que aveces es abrumador, pero de qué se trata la vida sino de sentir y experimentar cada sentimiento, con todo lo que eso conlleva.

Lloro, lloro a mares, lloro cuando me siento triste, cuando me emociono, lloro con las películas, lloro y me siento más ligera, me siento más humana. El llanto limpia y disminuye las penas, el llanto expresa tanto, mucho más que solo tristeza.Las lágrimas pueden expresar orgullo, amor, compasión, emoción, empatía, sorpresa, pueden expresar tanto y cuando lo aceptes sabrás que no te hace débil, te hace un humano, un humano increíble.

Me río, lo hago a carcajadas. Me río de los chistes más estúpidos del planeta, me rio de lo bueno que le pasa a los demás, me río de las ocurrencias de mi papá y mi vecina, me rio cuando dejo caer algún objeto y le pido disculpas como si fuese una persona, me rio cuando me miro al espejo y me siento bonita. Me río mientras lloro también, porque para mí reír llorando es lo más espectacular, es como sentirte doblemente feliz, tanto que las lágrimas no pueden evitar brotar de tus ojos y una carcajada o sonrisa no puede dejar de unirse a esa fiesta de emociones.

Lo intento, lo intento con todo lo que soy. Intento salir a flote cada día, intento encontrar siempre un motivo para seguir, intento arreglar las cosas aunque yo no las haya desordenado ( no hablo de ropa), intento hacer que las cosas no se rompan aunque ya estén rotas. Intento tanto que llega un punto donde el intentar se convierte en necesidad, pero así soy, necia hasta la raíz.

Espero, espero que las cosas pasen. Espero que alguien reconozca sus errores, poder sacarle una sonrisa a alguien necesitado de reír, espero que algún día me den lo que doy, espero que no me juzguen sin conocerme, espero que mi fé nunca se acabe y que el futuro esté llenos de cosas y personitas bonitas y positivas.

Amo, amo con toda el alma. Amo a mi mamá más de lo que se imagina, amo a mi hermana con con todo y su mal humor,amo a mi papá, pero sé que no es ni la mitad de lo que él me ama a mí. Amo a nuestro ángel, Memo, amo a mis vecinos y a toda mi familia, amo a quienes siempre están ahí, amo los chistes de las mentas, la lluvia, las montañas, los atardeceres y amaneceres, los árboles, los animales, las películas de terror, comedias y comedias románticas. Amo a la gente que hace las cosas con pasión, amo tomar fotos y ver fotos. Me amo, me amo a mí.

Resisto, resisto como los árboles, aquellos árboles de raíces fuertes y tronco grueso que han sido golpeados por cientos de tormentas y siguen de pie . Resisto, dolores físicos y emocionales, resisto tomar más de 4 medicamentos al día, resisto que me hagan a un lado por expresar mis sentimientos, resisto que alguien me diga que no le gusto porque no siempre estoy feliz, resisto perder amistades donde quien daba más era yo, resisto perder a personas que actúan como si nada les importa y no hacen el mínimo esfuerzo por mí, resisto las crisis de ansiedad y depresión. Resisto que gane cualquier equipo, menos el Licey, HAHAHAHA.

Agradezco, lo hago cada día. Agradezco por mí familia, por las personas que se preocupan por mi, porque Dios nunca me abandona, por estar aquí dando batalla, por ser quien soy, por ser como soy, por los abrazos y palabras que me infunden aliento. Agradezco por la vida porque aunque a veces se torne dolorosa y difícil, vale la pena vivirla.

Cómo dije al principio yo soy mucho y todo lo que sale de mí, por igual. Siempre estaré orgullosa de sentir, llorar, intentar, amar, resistir y agradecer mucho porque eso sólo demuestra la gran persona que sé que soy y la fé que no me abandona, a pesar de también, sufrir mucho.

FRANS- FACINGLIFE 💛

MUCHO, SOY MUCHO.

Soy mucho. Soy mucho porque siento mucho, amo mucho, doy mucho, quiero mucho y expreso mucho. No me apena admitir que soy alguien con la sensibilidad a flor de piel porque simplemente no es nada malo. Siento tanto y me involucro tanto que aveces es abrumador, pero de qué se trata la vida sino de sentir y experimentar cada sentimiento, con todo lo que eso conlleva.

Lloro, lloro a mares, lloro cuando me siento triste, cuando me emociono, lloro con las películas, lloro y me siento más ligera, me siento más humana. El llanto limpia y disminuye las penas, el llanto expresa tanto, mucho más que solo tristeza.Las lágrimas pueden expresar orgullo, amor, compasión, emoción, empatía, sorpresa, pueden expresar tanto y cuando lo aceptes sabrás que no te hace débil, te hace un humano, un humano increíble.

Me río, lo hago a carcajadas. Me río de los chistes más estúpidos del planeta, me rio de lo bueno que le pasa a los demás, me río de las ocurrencias de mi papá y mi vecina, me rio cuando dejo caer algún objeto y le pido disculpas como si fuese una persona, me rio cuando me miro al espejo y me siento bonita. Me río mientras lloro también, porque para mí reír llorando es lo más espectacular, es como sentirte doblemente feliz, tanto que las lágrimas no pueden evitar brotar de tus ojos y una carcajada o sonrisa no puede dejar de unirse a esa fiesta de emociones.

Lo intento, lo intento con todo lo que soy. Intento salir a flote cada día, intento encontrar siempre un motivo para seguir, intento arreglar las cosas aunque yo no las haya desordenado ( no hablo de ropa), intento hacer que las cosas no se rompan aunque ya estén rotas. Intento tanto que llega un punto donde el intentar se convierte en necesidad, pero así soy, necia hasta la raíz.

Espero, espero que las cosas pasen. Espero que alguien reconozca sus errores, poder sacarle una sonrisa a alguien necesitado de reír, espero que algún día me den lo que doy, espero que no me juzguen sin conocerme, espero que mi fé nunca se acabe y que el futuro esté llenos de cosas y personitas bonitas y positivas.

Amo, amo con toda el alma. Amo a mi mamá más de lo que se imagina, amo a mi hermana con con todo y su mal humor,amo a mi papá, pero sé que no es ni la mitad de lo que él me ama a mí. Amo a nuestro ángel, Memo, amo a mis vecinos y a toda mi familia, amo a quienes siempre están ahí, amo los chistes de las mentas, la lluvia, las montañas, los atardeceres y amaneceres, los árboles, los animales, las películas de terror, comedias y comedias románticas. Amo a la gente que hace las cosas con pasión, amo tomar fotos y ver fotos. Me amo, me amo a mí.

Resisto, resisto como los árboles, aquellos árboles de raíces fuertes y tronco grueso que han sido golpeados por cientos de tormentas y siguen de pie . Resisto, dolores físicos y emocionales, resisto tomar más de 4 medicamentos al día, resisto que me hagan a un lado por expresar mis sentimientos, resisto que alguien me diga que no le gusto porque no siempre estoy feliz, resisto perder amistades donde quien daba más era yo, resisto perder a personas que actúan como si nada les importa y no hacen el mínimo esfuerzo por mí, resisto las crisis de ansiedad y depresión. Resisto que gane cualquier equipo, menos el Licey, HAHAHAHA.

Agradezco, lo hago cada día. Agradezco por mí familia, por las personas que se preocupan por mi, porque Dios nunca me abandona, por estar aquí dando batalla, por ser quien soy, por ser como soy, por los abrazos y palabras que me infunden aliento. Agradezco por la vida porque aunque a veces se torne dolorosa y difícil, vale la pena vivirla.

Cómo dije al principio yo soy mucho y todo lo que sale de mí, por igual. Siempre estaré orgullosa de sentir, llorar, intentar, amar, resistir y agradecer mucho porque eso sólo demuestra la gran persona que sé que soy y la fé que no me abandona, a pesar de también, sufrir mucho.

FRANS- FACINGLIFE 💛

AMARME.

Amarnos, que tarea tan difícil y desde mi punto de vista compleja, porque todo lo que esto implica puede que quizás esté mucho más allá de nuestro entendimiento. Amarnos con todo lo que somos creo resulta mas difícil que amar a otra persona y aveces lo preferimos, aveces el amar a otro implica traicionarnos a nosotros mismos, abandonarnos, ponernos en un segundo plano.

Amar al prójimo es importante, pero amarnos a nosotros mismos lo es mucho más; lo es mucho más porque cuando nos amamos podemos trasmitir ese amor con mayor facilidad a los demás, podemos evitar heridas provocadas por personas que nos no merecen porque sabemos dónde si, dónde no y dónde nunca. Cuando me amo entrego lo mejor de mí, cuando me amo la vida se ve más bonita, cuando me amo no permito que me amén a medias porque cuando me amo completamente, amo a los demás por igual.

A unos se nos hace más difícil que a otros llegar al punto en el que aceptamos cada pequeña parte de nosotros, cada pliegue, arruga, estría, lunar, sentimiento, incluyendo el lugar más recóndito de nuestra mente y nuestro corazón, y déjame decirte que siempre va a haber alguna cosilla que nos disguste, y es normal. El aceptarse en cuerpo y alma es algo que requiere un trabajo de autoconocimiento enorme, porque trae consigo reconocer que no somos perfectos, que la vida no siempre es justa, que las personas pueden lastimar, que la salud mental es tan importante como la física…

En mi caso ha sido difícil, pero reconozco que he tenido un gran avance. Ahora cuido mi salud mental tanto como la física, cuido de mí, he descubierto que amo el labial rojo, estoy haciendo cosas que siempre quise pero no me atrevía, como dejar mi pelo natural, tengo hobbies saludables y que me hacen sentir muy bien porque me encantan, estoy practicando el desprendimiento, me alejo de aquellos que no me hacen bien, no me aferro a nada.

Sólo quiero decirte que este no es un proceso lineal, ni es algo que se consiga de la noche a la mañana porque reconozco que todos tenemos complejos e inseguridades y el punto está en ir trabajandolas poco a poco, sin prisas con el corazón y la mente abiertos. Reconoce esas pequeñas cosas que haces por amor a tí, no por ni para los demás, sólo por y para tí y continúa haciéndolo. Todo lo que vale la pena toma tiempo y cuidado, y tú vales toda la pena del mundo.

Dime en los comentarios – ¿Cómo te amas tú?

FACINGLIFE 💛