¡QUE DOMINGO QUE ESTUVO BUENO!

«Es frustrante como siempre me siento fuera de lugar, sin importar nada, sin importar que haya buena vibra, personas amables, es como si siempre desentonara. No sé cuándo llegará el punto en mi vida en el que me deje de sentir así, como un cactus en medio de hermosas flores.

No sé como mezclarme. Quizás no estoy hecha para esto, para convivir con los demás.Esto no se siente nada bien, en realidad es miserable. Es como si fuera un extraterrestre. Pensé que hoy me divertiría mucho, pero el nudo en mi garganta y las lágrimas que están a punto de brotar por mi rostro, me indican todo lo contrario».

Esto lo escribía el domingo, mientras me encontraba sentada junto a mi hermana, su novio, su suegro y varias personas más en una mesa redonda, decorada con un hermoso arreglo de flores que había visto elaborar cuando la noche anterior me encontraba ahí mismo junto a mi hermana, su suegra y muchas personas más ayudando a decorar la fiesta para una hermosa señora que estaba cumpliendo sus 80 años y había venido de Suiza para celebrar ese gran acontecimiento, acompaña de cientos de personas amadas y unos cuantos extraños que por vínculos externos nos colamos. Cuando escribía lo anterior mi mente me decía que iba a ser el peor día de la historia.

A mĂ­ me gusta bailar, me encanta – y por cierto, lo sĂ© hacer muy bien, sĂ© como moverme- y una de las cosas que me hacĂ­a sentir de esta manera era que al principio nadie estaba bailando y a eso sumen el hambre tan atroz que tenĂ­a, el perĂ­odo, unos mosquitos que se dieron un festĂ­n con mis pies, y en general los pensamientos negativos de una persona con ansiedad. Les juro que querĂ­a salir corriendo de allĂ­.

Yo soy una Dominicana hasta la tambora, asĂ­ que en el momento en que iniciaron a colocar unos merengues tĂ­picos que duran por lo menos 10 minutos y no exagero, fue el momento en que empecĂ© a sentir la vibra, en ese momento – mi hermana es testigo-, no podĂ­a dejar de moverme en la silla. Les puedo decir que las primeras diez canciones las bailĂ© sĂłla, sentada en mi silla, quejándome de que nadie que halaba a bailar.

Y asĂ­ comienza la historia de como uno de los peores dĂ­as – segĂşn mi negativa mente-, se convirtiĂł en el mejor.
Las cosas mejoraron aĂşn más cuando por fin pudimos comer. Ya no podĂ­a aguantar más. Mientras comĂ­amos yo observaba a mi alrededor y notĂ© un pequeño vivero casero donde tenĂ­an una siembra de lirios rojos. Me emocionĂ© muchĂ­simo al haber hecho ese – para mi- gran desconocimiento porque iba a poder tomar fotos hermosas.

Luego de llenar el estómago le propuse a mi hermana entrar al vivero, aunque para mí desgracia estaba cerrado. Pero adivinen qué, a unos metros, cruzando un pequeño arroyo había una siembra de rosas blancas y yo como «monteadora» profesional y apasionada que soy y presumo ser, me fuí en busca de la aventura. Debo recalcar que mi vestimenta y sobre todo mi calzado no eran los adecuados en lo más mínimo para estar en ese lugar. Al caminar unos metros, en tacones, junto a mi hermana que traía tenis, nos topamos con el pequeño arroyo que nos separaba de aquel hermoso campo de rosas.

CĂłmo alguien impulsiva y despreocupada en situaciones que conllevan andar por el monte, decidĂ­ apresuradamente, quitarme las zapatillas y meterme al agua; nada evitarĂ­a que llegara del otro lado. AsĂ­ lo hice, pero habĂ­a un problema, mi hermana no tan diestra en estas cuestiones que implican la naturaleza, no sabĂ­a como, ni tenĂ­a manera de saltar al otro lado. Afortunadamente su novio llegĂł al rescate y mientras yo, con tacones en mano y los pies llenos de tierra trataba de quitar un poco la mugre de ellos para poder volver a colocarme los tacones, los chicos encontraron la forma de llegar al otro lado.

Nuestro objetivo era claro, tomarnos unas hermosas fotos que valieran la pena las horas de arreglo. Estaba un poco nublado, por lo que las fotos no saldrĂ­an muy bien, pero como si se tratase de un milagro, unos rayos de sol aparecieron en ese preciso momento y entre miles de mosquitos y un fondo hermoso pudimos tomarnos nuestras fotos.

Hubieron retos en el camino
Pero se logró ✨

Al volver a la fiesta, la pista de baile ya estaba llena y mi deseo por bailar era cada vez mayor. Para no hacerles el cuento largo, el suegro de mi hermana fue el primer afortunado en bailar conmigo y el resto es historia. Terminé descalza en la pista, con las piernas flojas, sudada, pero muy feliz.

Y déjenme decirles que lo mejor estaba por venir. Al finalizar todo, teníamos planeado ir al Cierre del Festival de la Cosecha, que contaría con la presencia de Ell Torito. Cómo Señora en boda de pueblo, agarré mi centro de mesa y como pude , pues mis piernas aún no se recuperaban , llegué a la guagua y cambié de calzado. Convenientemente había llevado unos tenis.

Partimos del lugar de la fiesta y en una hora llegamos al Festival, El Torito ya estaba cantando. Nos colamos como pudimos entre la gente y el rato que pasamos ahí fue maravilloso, las canté y bailé todas. Les puedo asegurar que nadie bailó más que yo.

Al final comprobé una vez más que las cosas no siempre irán como querramos que vayan, pero nuestra actitud es la que cuenta. Al final sólo fuí yo y todo salió fantástico. Cero posees ( sólo para las fotos), cero autosabotaje, sólo

una chica felĂ­z, sonriente y entregada.
De quĂ© me lo gocĂ©, me lo gocĂ©. Mis piernas no terminaron de la mejor manera, pero nadie me quita lo bailao’.

P.D: De seguro debo andar en varios vĂ­deos por ahĂ­, de gente en el festival HHAHAHAHAHA. Lady la bailadora.

P.D2: Me ven asĂ­, disque musiquita en inglĂ©s, jazz, soul… Pero lo mĂ­o, lo mĂ­o es el merengue y de ñapa, la bachata, salsa, perico ripiao…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesiĂłn:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s