SONRISAS LLENAS DE DOLOR.

¡Dios!, Ella lo vió. Se dió cuenta al ver una foto donde sutilmente sonreía.

Ella vió la tristeza detrás de una foto. No sé si fue a través de mi ojos o a través de mi sonrisa, pero lo notó.

Me escribió para preguntarme si estaba bien. Yo no pude ocultarle mi sentir, y le confirmé lo que ya pensaba.

Mi alma no está al 100. Mi alma está triste y a veces llora , mientras mi rostro finge una que otra sonrisa ( No todas son fingidas).

Ella me dijo lo siguiente:

«Es que… Te veo sonreír pero siento que tu alma sufre, es como si tu aura late tratando de seguir brillando entre la oscuridad y se esfuerza, pero cada latido de ella trae consigo un milisegundo de desfallecimiento.»

Y sí, tiene la razón, mi alma intenta brillar en una profunda obscuridad. Está débil y a veces desfallece, pero lo sigue intentando cada milisegundo , cada día.

También me dijo:

«Solo recuerda, que después de una devastadora y espesa tormenta, las plantas son polinizadas… Mientras está la tormenta, sufren y son desgarradas por la fuerte brisa y horas incansables de lluvia aflojan la tierra sacándolas de raíz, pero la tormenta cesa, renacen nuevas plantas.El sol vuelve a salir para todos.»

Con esto me hizo entender que nada es para siempre, ni la lluvia, las tormentas, y tampoco la tristeza. Me hizo darme cuenta que siempre hay una luz al final del túnel.

Yo soy mi propia planta. Debo regarme, hablarme bonito, cantarme y florecer.

Los ojos y las sonrisas expresan mucho más de Io que pensamos. Son pocos los que perciben esto. Sólo seres especiales.

Gracias por notarlo. Me haces sentir acompañada, comprendida y valorada.

Sé que muchos figen sonrisas para ocultar la tristeza. Espero que como yo encuentren a alguien que los comprenda y que sepan que nada es eterno. Todo estará bien.

Franselis – FACINGLIFE ✨💛

Mil y una cosas – LA GENTE.

Mil y una tareas, compromisos, trabajo, amigos, familia, inconvenientes, problemas, desequilibrio, salud física, mental y espiritual, tantas cosas a la vez, tantas cosas al mismo tiempo. El mundo va tan rápido y la vida es tan fugaz como el vuelo de un colibrí.

La gente se estresa. La gente carga un millón de cosas a sus espaldas. La gente sigue, sigue y sigue. La gente a veces se da por vencida. La gente no dice nada. La gente aguanta. La gente se ahoga. La gente no sabe.

La gente no dice lo que siente y lo que siente los mata por dentro. Mil y una cosas le sucede a la gente y la otra gente no lo sabe, ni se lo imagina.

La gente no sabe que entre más las cargas son menos. La gente no se imagina lo liberador que es hablar, pedir ayuda o simplemente desahogarse.

La gente debería gritar, dejar ir, respirar. La gente tiene que ser.

Franselis – FACING LIFE 💛✨